Si se trata de reparar los daños ocasionados a un tercero, esta garantía es ciertamente de gran ayuda.

En el mundo de los seguros, existen muchas variantes pensadas para hacer mucho más fácil la vida de los usuarios, siendo, por lo tanto, el seguro de responsabilidad civil una gran herramienta para acceder a indemnizaciones por cuenta de los daños al patrimonio fruto de las reclamaciones efectuadas por un tercero.

Su mecánica es bastante concreta y tiene la virtud de ser tanto una póliza exclusiva, como el complemento de alguna que se contrate para hogar, coche, salud o vida en general. Asimismo, debe tenerse en cuenta que muchas veces es un requisito obligatorio adquirirla, para motos, carros y desempeño de ciertas profesiones especialmente y que para otros fines puede ser opcional.

Para qué sirve el seguro de responsabilidad civil

¿Qué es exactamente el seguro de responsabilidad civil?

Es un seguro que tiene por objetivo principal, ocuparse de hacerle frente a los daños o perjuicios que una persona jurídica o física cause a terceros, bien sea por negligencia o por culpa del asegurado.

Coberturas principales

  • Indemnización para mitigar la responsabilidad del asegurado: para explicar este apartado de manera sencilla, basta con mencionar que, si el asegurado es civilmente responsable en las lesiones y muerte provocadas a terceros, la aseguradora pagará una compensación. Lo mismo que si el titular se ve involucrado en daños materiales en el patrimonio de otros.
  • Gastos para cubrir su defensa: pago de asesorías jurídicas y de la defensa proporcionada por un abogado siempre y cuando las reclamaciones hagan parte de lo que se estipula en cobertura dispuesta en el contrato.

Principales usos de este seguro

  • Profesiones: el ejercicio de las labores propias de profesionales tales como médicos, abogados y arquitectos, por solo mencionar algunos, suelen requerir de garantías para hacerle frente a posibles equivocaciones y descuidos.
  • Entidades financieras: cualquier omisión o error en la prestación de estos servicios puede afectar profundamente la continuidad en las operaciones de la institución.
  • Servidores públicos: protege a personal fiscal, administrativo, penal, político y civil frente a errores supuestos o comprobados, omisiones, declaraciones erróneas y actuaciones que traigan como consecuencia perjuicios a otros.
  • Autos: incluyen el pago por daños a los bienes materiales de terceros, al igual que por lesiones y perjuicios psicológicos; amparos por conducir en estado de embriaguez o con exceso de velocidad.
  • Hogar: contempla accidentes ocasionados por mascotas, daños en muebles, enseres y estructuras al igual que cristales rotos. Tuberías que se rompen y deterioran la vivienda contigua y accidentes domésticos que terminen afectando varias casas.

¿Es importante tener esta póliza?

Lo cierto es que es fundamental su contratación para disponer de los recursos necesarios para hacerse responsable por los perjuicios ocasionados a otros. Si se toma en cuenta que asegurarse es cuidar tanto el presente como el futuro, esta adquisición representa poder reparar los daños de manera inmediata sin vulnerar el patrimonio.

Esta cobertura como tal, maneja un aspecto sumamente trascendente para el ser humano y que no es otro que la moral, ya que busca reparar aquello que se hace mal y afecta a los demás.