Respaldo para el patrimonio familiar, un seguro de hogar debe representar ciertas garantías que en ningún momento pueden ser negociables.

Todo poseedor de una vivienda debe poder expandir su pensamiento hasta el punto tal de encontrar los medios para encontrar aquella solución a través de la cual, se puedan cubrir los daños que por distintas razones se ocasionen a esta estructura o a su contenido.

De esto es básicamente de lo que se trata el cada vez más solicitado seguro de hogar, una opción que por sus alcances no debe ser tomada a la ligera ya que se trata ni más ni menos que de un recurso idóneo para que los contratiempos no terminen por arruinar completamente esos grandes esfuerzos que se han hecho hasta consolidar una inversión de esta magnitud.

Lo que debe cubrir un buen seguro de hogar

¿Para qué sirven?

Estos contratos, han sido ideados para puedan dedicarse a representar ventajas frente a los riesgos más comunes que acompañan la propiedad de raíz, por lo tanto, contemplan para tres aspectos cruciales: el continente, el contenido y todo lo que se desprende de la responsabilidad civil.

Cobertura del seguro de hogar

Puesto que resulta vital estar al tanto de todas las garantías disponibles, es pertinente tener muy presente lo que se menciona a continuación:

  • Robo o hurto: todo aquello que ocurra dentro y fuera de la vivienda que se encuentre relacionado con esta clase de incidentes, podrá tener un amparo a través de la adquisición de esta póliza.
  • Tranquilidad sobre el contenido: si se debe trasladar el contenido, o si simplemente se llevan consigo ciertas pertenencias estipuladas como parte de lo que existen dentro de la casa, todos estos objetos se encontrarán debidamente amparados.
  • Servicio de bricolaje: esas tareas que precisan de alguien con al menos un mínimo de conocimiento, pueden llevarse a cabo a través de este seguro. Es así como labores tales como la instalación de estanterías o hasta la reparación de un grifo pueden ser resueltas.
  • Responsabilidad por lo que ocurra con las mascotas: si tu perro por alguna razón ocasiona lesiones bien sea al vecino o a su propiedad, no habrá razón para preocuparse más de la cuenta ya que por medio de la responsabilidad civil se podrá dar manejo a la situación.
  • Riesgos inesperados: en esta categoría se incluyen desde las inundaciones hasta los incendios, daños ocasionados por terceros, fugas de agua, deterioro por temblores, explosiones, lluvias, vientos y afectaciones de áreas comunes.

Todo dependerá del tipo de vivienda

Debido a que la aseguradora se encargará de llevar a cabo el correspondiente estudio para elaborar un perfil de la propiedad que deberá proteger, será en base a los resultados de este que se estipularan las modalidades de seguro más convenientes y los complementos que se deben sumar para incrementar la potencia de la adquisición.

Nunca será igual si se trata de una casa propia a una alquilada, lo mismo que si es una superficie pequeña o si se encuentra ubicada en un ambiente seguro o quizás un poco vulnerable debido a un ambiente algo pesado.