Contratar los servicios de un seguro de salud, implica analizar modalidades y saber identificar qué es exactamente lo que se requiere para disfrutar de una protección idónea.

Partiendo de que es posible encontrarse con seguros médicos con y sin copago, es fundamental que antes de darse a la tarea de elegir, el interesado se tome un tiempo prudente para analizar las respectivas ventajas y desventajas de cada modalidad, es así como en esta entrega se hablará de manera detallada de cada una a fin de despejar las dudas más frecuentes.

Al ser la salud un tema tan delicado, lo cierto es que no es una buena idea dejar estos aspectos al azar, pues lo cierto es que en estos contratos no solo se está invirtiendo dinero, sino también la confianza de dejar el bienestar propio y de los seres queridos sujeto a lo que pueda o no proveer.

El seguro de salud con y sin copago

El seguro de salud con copago

Se habla de copago para hacer referencia a un mecanismo donde el usuario debe asumir el pago de un pequeño importe para acceder a los diferentes servicios, lo cual es de cierta manera algo positivo, pues además de que dicho valor es considerablemente menor al que se pagaría en otras condiciones, el precio de la prima es mucho menor.

Aunque se maneje una buena calidad en los servicios prestados, esta alternativa de alguna manera, induce al asegurado a efectuar un uso mucho más medido de las prestaciones, lo cual es algo positivo pues se aprende a determinar prioridades.

Quizás el lado menos bueno, corresponda a que cada cierto tiempo se modifiquen las tarifas y esto como es de esperarse, genere un poco de malestar

Seguro médico sin copago

En el diseño de estas pólizas, se configura un sistema donde el usuario debe pagar una cuantía superior a la anterior, pero con la salvedad de que no tiene que cancelar nada al momento de hacer uso de las coberturas.

Un seguro sin copago además de diferenciarse por servirse de una prima única, es una precaución para aquellos que no escatiman en su tranquilidad y que prefieren descartar desde el inicio el tener que asumir gastos inesperados. Es por ello que, entre sus ventajas, se destaca un número ilimitado de consultas, servicios completos y con complementos gratuitos, además de asistencia sin largas listas de espera de por medio.

No existe uno mejor que otro

Lo cierto es que, si se trata de escoger, se encontrarán para cada uno pros y contras que dependerán de las circunstancias particulares de cada usuario. Este panorama ratifica lo trascendente evaluar previamente la realidad en la que se vive y que tanto se va a precisar de la asistencia médica, pues es así como se empieza a despejar un poco el camino para decantarse por alguna alternativa.

Si bien las cuantías del seguro sin copago por lo elevadas ocasionan una especie de alerta, esta es una opción que no debe descartarse de inmediato ya que equivale a un esfuerzo con múltiples ventajas que encajará más con ciertos perfiles.